Avisar de contenido inadecuado

Aprender en la edad adulta

{
}

Hubo una época no tan lejana donde se consideraba que todo el aprendizaje en la vida se concentraba en la niñez y en la adolescencia. Incluso había profesionales de la formación y la educación que defendían este tipo de tesis. Pero poco a poco un nuevo paradigma basado en las pruebas científicas y el conocimiento del cerebro se fue abriendo paso. Como todo cambio de paradigma los inicios provocaron incredulidad y cierta resistencia. Una de las ventajas del antiguo paradigma es que permitia a la gente atrincherarse en sus miedos y en la comodidad. Te permitirá evitar el cambio, que siempre provoca temores y riesgos. El nuevo paradigma sin embargo nos decía claramente que no cambiamos no porque no pudiesemos sino porque no queríamos. La plasticidad cerebral demostró que nuestro cerebro cambia toda la vida, sí un niño tiene más capacidad de adaptación porque su cerebro es como una pizarra en blanco esperando ser rellenada. Pero que lo adultos lejos de tener un cerebro estático y finalizado, también pueden cambiar, aprender y mejorar. Les puede costar más pero no debido a una falta de capacidad de aprendizaje, más bien a que todas su experiencia y vivencias ejercen un freno...o no. La realidad es que si enfocamos correctamente el aprendizaje y asumimos que podemos aprender esas trabas pueden convertirse en ventajas. Ya que un adulto tiene más herramientas derivadas de su experiencia vital y también de conocerse mejor así mismo entendiendo donde estan sus dificultades a la hora de aprender. Así como utilizar el conocimiento y las capacidades que se tienen en un área concreta para encontrar similitudes en otras. 

Hoy poca es la gente que realmente cree que no se puede aprender en la edad adulta. Da igual si hablamos de idiomas, matemáticas o hablar en público. Como seres humanos la evolución nos ha forjado para ser seres adaptables al contexto y al medio. Dependemos totalemente de nuestras capacidades cerebrales para sobrevivir en el medio es nuestra gran adaptación, nuestra baza evolutiva. Por tanto no hay una edad para aprender. Lógicamente alguien con 80 años tendrá más dificultades para aprender que alguien con 20 años. Pero la realidad es que se puede aprender, se puede cambiar, se puede evolucionar en cualquier momento de nuestra vida. Pensad en lo que eso significa. 

La formación, el aprendizaje son una herramienta de la evolución humana. Pero también son un placer único, que otorga a las personas felicidad a través del crecimiento personal. Un crecimiento que podemos aplicar a nuestra vidal personal pero también a nuestra carrera profesional. Aprender a aprender, disfrutar aprendiendo, mantener la curiosidad evitando la tentación de abandonarse son una fuente de felicidad personal. Descubrir, avanzar a través del conocimiento, pocas cosas producen una realización personal más intensa y duradera. 

{
}
{
}

Deja tu comentario Aprender en la edad adulta

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre